• Cris Novela

Carta a un paciente

Por fin tengo la oportunidad de escribirte.


Aunque no me hayas visto nunca, nuestra energía ya se ha conectado y sabe todo lo que tiene que saber. Para rellenar algún hueco sin importancia te diré que me llamo Cris, soy entrenadora espiritual y quiero escribirte sobre un concepto energético que en estos momentos nos viene al pelo: la unidad.


¿Que qué significa? Muy fácil; significa que aunque tú estés en una cama de hospital y yo esté aquí fuera, tú y yo somos uno. Cada vez que yo te siento podría enfermar, y cada vez que tú me sientes a mí podrías sanar. Sé que suena a absoluta locura, pero más locura es pensar que existe un virus con disfraz de accidente que ha afectado a toda la la población mundial, y el caso es que aquí estamos.


Así que aunque solo sea por soñar, o por jugar y matar las horas que tienes ahí por delante, te invito a probar un experimento conmigo:


Todos los días a las 12:00 a las 15:00 y a las 18:00 me voy a concentrar durante diez minutos en mandarte luz y sanación. Simplemente conectaré contigo desde aquí (como ya hemos hecho antes de que leyeras esta carta) y desearé con todo mi corazón que tengas una recuperación más rápida de lo que esperáis tú y los médicos. Y lo haré con todas mis fuerzas, como si de mi ser más querido se tratara. ¿Sabes por qué? Pues porque en términos de unidad así funciona: todos somos uno. Es decir, tú eres yo, por lo tanto, eres alguien muy importante para mí. Y yo soy tú, la versión que ahora está fuerte y te puede ayudar.


Nos han separado tanto en esta sociedad en la que vivimos que hemos olvidado el mensaje más importante de la humanidad: en términos energéticos, todos somos uno, esa gran masa de colorines que mueve el mundo hacia el amor o el miedo. Llevo años dedicándome a la práctica espiritual (meditación, respeto, responsabilidad...) y si algo he comprobado es que el poder de nuestra energía no tiene límites, como esa famosa mariposa que mueve sus alas y su efecto se siente en el otro lado del mundo.


Yo te ofrezco el poder de mi intención, mi amor y mi constancia, para que trabajemos juntos tres veces al día y hagamos todo lo posible porque salgas de esta situación cuanto antes. Cuando den esas horas, simplemente cierra los ojos, respira profundamente hasta que tu cuerpo se sienta lo más relajado posible y viaja a ese sitio que te hace sentir tranquilidad y calor. Ahí será donde yo te estaré esperando para transmitirte toda mi fuerza y mi luz.


Sí te pido que si no quieres intentarlo o mejoras, que le des la carta a algún compañero o compañera que tengas cerca. Yo cumpliré este propósito hasta que retiren el estado de alarma y nos cuenten que estáis fuera de peligro, donde estoy segura de que nos volveremos a encontrar, esta vez también en persona.


Gracias por leerme y otorgarme la oportunidad de sanar a tu lado.

Un abrazo enorme,

Cris

70 vistas